Mamá, quiero ser youtuber

Mamá, quiero ser youtuber

Youtuber – Fuente: consupermiso.com.mx

No es necesario que sigamos dramatizando en exceso, pero la pregunta generacional: ¿Tú qué quieres ser de mayor? hasta ahora admitía un rango relativamente limitado de respuestas de modo mayoritario: artista, médico, bombero, policía, futbolista o astronauta (esta última respuesta es muy de Generación X)…etc. Y por supuesto me refiero a niños y niñas, indistintamente, me voy a permitir ahorraros el debate lingüístico paralelo.

La infancia siempre se ha inspirado en esas profesiones que la sociedad admira para trazar su propia idea del futuro. Profesiones que no pasaban de moda, porque sus valores son indelebles. Pero la cosa está cambiando o al menos eso parece. “Profesiones” como youtuber o influencer, empiezan a situarse entre las preferencias de los más pequeños para expresar sus sueños con respecto al porvenir.

Es cierto que vivimos un momento en el que es tendencia publicar estudios sobre lo peligrosa que es la sociedad digital para nuestros hijos. De uno de esos estudios (Lingokids, Febrero 2019) se ha hecho eco recientemente la prensa (20minutos.es, 03/06/2019) para decirnos que, por primera vez, ocupaciones como youtuber o influencer están entre las cinco “profesiones” preferidas por los niños. En palabras de dicho medio, esta ocupación es “elegida por un 16% de los niños, por detrás de un 26% que quiere ser deportista, un 22% que prefiere ser médico, un 22% que opta por policía, y un 18% que se decanta por las actividades artísticas”.

Leyendo estos datos, uno no puede evitar tener la sensación de que la generación actual de niñ@s de -pongamos- entre 2 y 10 años (que yo me atreví a denominar en su momento como huérfanos digitales, ver post de 10/03/2017) está encontrando algunos de sus referentes entre los llamados nativos digitales, ensalzados por Marc Prensky y posteriormente desmitificados. Es decir, por la generación inmediatamente anterior, que ha crecido con las tecnologías de la información desde la cuna y que ahora nutre la lista de youtubers e influencers favoritos de nuestros hijos.

Tiene sentido, porque ambos grupos generacionales comparten un lenguaje común, que creen dominar y también creen haber inventado. Es un medio de comunicación que la generación de sus padres -los llamados inmigrantes digitales- estamos dejando a su suerte por diferentes razones, que a veces no son más que excusas.

Estas cifras son por el momento pequeños indicios de que algo está cambiando, no son excesivamente alarmantes. Muchos niños y niñas continúan queriendo ser médicos, bomberos o astronautas. Pero debería ser suficiente para hacernos pensar sobre las razones que nos están llevando a quitarnos de en medio en la elección de sus referentes, dejando que todo se reduzca a la herencia simplista -aunque digital- de su generación inmediatamente anterior.

Ver más en: https://www.20minutos.es/noticia/3658768/0/youtuber-influencer-cinco-profesiones-favoritas-ninos/#xtor=AD-15&xts=467263

6 Replies to “Mamá, quiero ser youtuber”

  1. Bueno evolucionar o morir en la generación de mis abuelos e incluso de mis padres ningún niño que le hubieran preguntado que quieres ser de mayor hubiera podido decir astronauta… es la riqueza de la humanidad siempre avanzando

    1. Gracias Gork! Mi abuela pasó mucho tiempo negando que el hombre hubiese podido llegar a la luna, pensaba que eso era un invento de los americanos. Como para aspirar a ser astronauta cuando era una niña, pobre. Cada época tiene sus referentes, supongo.

  2. David, siempre dando en la diana. La velocidad a la que éste mundo de comunicación digital va nos deja en la cuneta a los abuelos de los youtubers.
    Confío en la paciencia de ellos para poder seguirles en esa hermosa aventura.

    1. Gracias por el comentario. Más que un problema de paciencia y velocidad, yo lo veo una cuestión de atención y respeto. Captar la atención de cualquier niñ@ en el momento actual es un reto, porque el número de estímulos se ha multiplicado. Y si no hay atención, es difícil entender qué es respeto. Muchos abuelos y padres han perdido esa conexión y los hij@s han quedado un poco a la deriva en un océano de información.

  3. Teniendo en cuenta que, desde hace años, cursar una carrera universitaria no garantiza la facilidad para encontrar empleo (como sí parecía ocurrir antiguamente); es lógico que las nuevas generaciones se replantéen seriamente qué alternativas laborables les resultan más sugerentes. Es bastante fácil ser ‘youtuber’, y no hay que demonizar esa dedicación, lo difícil es triunfar. Y se debe alertar sobre los peligros que conlleva, recomendando que elegir una temática acerca de la cual se tenga cierto dominio. Hablar por hablar, demostrar solamente dotes dinámicas para la locución y la presentación, sin nada más sustancial que ofrecer, es participar en la lotería del ‘youtuber’ escogido por la audiencia, frente a los millones de ellos que se quedan en la cuneta. Pero un ejemplo admirable de videógrafo en You Tube es David Calle con su canal Unicoos que le enseña matemáticas a casi 1 millón y medio de seguidores 🙂

    1. Gracias por el comentario. Buscar “la vida pirata, la vida mejor… ” sin hacer mucho esfuerzo ha sido siempre un instinto primario. No nos vamos a engañar. La diferencia es que ahora hay muchas más formas de hacerlo y muchos ejemplos de ello por todas partes. Y claro que hay muchos otros ejemplos admirables de todo lo contrario, el problema no es el canal de información. El problema es sustituir referentes por “influencers” o inspirarse por imitar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *