Reggae lavado a la piedra

aggrolites

The Aggrolites (2016)

El destino unió en 2002 a estos cinco músicos de Los Angeles como banda ocasional que acompañó al veterano Derrick Morgan durante una gira por USA y un proyecto discográfico que nunca vió la luz. La experiencia fue tan intensa que decidieron conformar The Aggrolites, un combinado llamativo que destacó por ensuciar un poco el rocksteady de los 50 con guitarras más intensas de lo habitual y una puesta en escena cargada de energía californiana.

aggrolites Gruta c

The Aggrolites, ayer en Gruta 77 – Foto: El inquilino digital

El resultado después de casi quince años, es un sonido intenso y eléctrico que no pierde las raíces del conocido como early reggae, mezclando soul y funk con gran maestría y con la ayuda de la voz rota de Jesse Wagner. Ayer no tuvieron demasiados problemas para calentar la cueva, con un público entregado y variopinto, sobre todo cuando Wagner consiguió ver a su audiencia y no intuirla detrás de cuatro focos blancos. Es de esos cantantes que necesitan alimentarse de miradas, refuerzo positivo y muchas voces coreando. Y vaya si lo consiguió, cuando se le calentó la garganta ya no le paró nada. También ayudó la traducción simultánea de su bajista Jeff Roffredo, que en perfecto español se encargó de animar la fiesta e incitar la participación durante todo el show. Mención especial para Roger Rivas, que desbordó dominio técnico y pasión sobre el Hammond, un instrumento con tanta personalidad que a veces enmascara al músico que hay detrás. No fue el caso y al igual que ocurre con Vic Ruggiero (Slackers), Rivas equilibra con maestría al resto de sus compañeros.

Recorrido por sus últimos cinco albumnes y por casi todos los palos del género, con un guiño especial al two-tone de The Specials y una versión de A Message To You Rudy que sonó muy evocadora. Cerraron con Don’t Let Me Down coreado por toda la parroquia hasta el fondo de la sala y todos contentos a la cama, que algunos sois mayores y hay que cuidarse.

THE AGGROLITES actuaron ayer en Gruta 77.

Jaén, la Isla de Kriptolites

kriptolites parchis bn y color con logo

Inspirados por el mismo Tutatis, estos pobladores de la aldea gala transforman los olivos en palmeras jamaicanas desde el primer acorde, resistiendo el envite de los sonidos convencionales que nos rodean y al pie de un castillo asediado por los poblados Heavymetalerum, Rockmelancolicum y Poperumblandius. ..Leer más