¿Los nuevos Skatalites?

western-standard-time-ska-orchestra_claim

Todo anacronismo que se precie debe ser odioso, al igual que las comparaciones. Pero escuchando en directo a WST (Western Standard Time) es inevitable recordar a The Skatalites, aquella big band que inventó esto del ska y que hacía las delicias de los turistas en Kingston allá por los años 60 del siglo pasado. Eran tiempos en los que Bob Marley era apenas un adolescente de pelo corto que de vez en cuando se colaba en el estudio de grabación con The Skatalites, seguramente buscando aprender algo de esos músicos más veteranos que se buscaban la vida tocando en hoteles. Nada parece haber cambiado mucho, salvo que aquél joven Bob pulsó algún botón que le hizo universal y esos turistas dejan paso hoy a veteranos cincuentones que se mezclan con millennials en pequeñas salas de aquí y allá.

WST ofrecen un repertorio clásico, pero con un sonido puro y lleno de matices -majestuoso diría yo- que en esta gira ha venido adornado por la voz y la presencia de Greg Lee (Hepcat). Al igual que aquellos venerables jamaicanos, esta nueva generación de músicos debe buscarse la vida tocando donde se puede, por pequeños clubs de toda Europa. Gruta 77 ofreció ayer un espectáculo lleno de sabor auténtico y el escenario de la legendaria cueva se quedó pequeño para tanto músico y talento juntos. De hecho, ocurrió lo inevitable y acabaron bajando y tocando entre la gente, como debe ser. Da igual, en ocasiones el arte no necesita demasiado espacio para manifestarse y pocos sitios más apropiados para ello que ese pequeño oasis de cultura urbana escondido en mitad de Carabanchel.

Uno puede imaginar la magia de un concierto de esta big band norteamericana en un escenario más generoso y luminoso, pero estoy seguro de que no sería algo más verdadero. Los músicos grandes son grandes, con independencia del traje que lleven, el suelo que pisen o el día de la semana en que se levanten.

Western Standard Time actuaron ayer junto a The Uppertones en Gruta 77 (Madrid)

Begoña Bang-Matu & The Shake It Up’s

begoña

Begoña Bang Matu & The Shake It Up’s

El micromecenazgo (o crowdfunding) es una fórmula de supervivencia financiera para creadores que, como Begoña & The Shake It Up’s, tienen un nuevo proyecto en mente pero dificultades financieras para arrancarlo.

Es una forma de proteger los bienes culturales ante la crisis, aprovechando las posibilidades que ofrece la red y la solidaridad de quienes aprecian el arte. Pero lo más importante de todo, es que nos puede hacer sentir bien individualmente por muy poco dinero.

Además de recibir el producto del artista a cambio de nuestra aportación (en formato vinilo y digital, entradas, camisetas..etc), lo que aportamos con nuestra donación es realmente una ayuda para mantener la rueda creativa funcionando.

Si finalmente no se reúne el dinero fijado como objetivo del proyecto en el plazo comprometido, no aportamos nada. Justo, no? Hay muchos proyectos científicos, culturales o artísticos que han podido ver la luz gracias a esta fórmula basada en la cooperación colectiva en red.


Desde aquí apoyamos la iniciativa y os deseamos mucha suerte. ÁNIMO !

Página de Crowdfunging Nuevo EP de Begoña Bang Matu & The Shake it up’s:
Begoña Bang Matu & The Shake it up’s

 

 

Jaén, la Isla de Kriptolites

kriptolites parchis bn y color con logo

Inspirados por el mismo Tutatis, estos pobladores de la aldea gala transforman los olivos en palmeras jamaicanas desde el primer acorde, resistiendo el envite de los sonidos convencionales que nos rodean y al pie de un castillo asediado por los poblados Heavymetalerum, Rockmelancolicum y Poperumblandius. ..Leer más