¿Los nuevos Skatalites?

western-standard-time-ska-orchestra_claim

Todo anacronismo que se precie debe ser odioso, al igual que las comparaciones. Pero escuchando en directo a WST (Western Standard Time) es inevitable recordar a The Skatalites, aquella big band que inventó esto del ska y que hacía las delicias de los turistas en Kingston allá por los años 60 del siglo pasado. Eran tiempos en los que Bob Marley era apenas un adolescente de pelo corto que de vez en cuando se colaba en el estudio de grabación con The Skatalites, seguramente buscando aprender algo de esos músicos más veteranos que se buscaban la vida tocando en hoteles. Nada parece haber cambiado mucho, salvo que aquél joven Bob pulsó algún botón que le hizo universal y esos turistas dejan paso hoy a veteranos cincuentones que se mezclan con millennials en pequeñas salas de aquí y allá.

WST ofrecen un repertorio clásico, pero con un sonido puro y lleno de matices -majestuoso diría yo- que en esta gira ha venido adornado por la voz y la presencia de Greg Lee (Hepcat). Al igual que aquellos venerables jamaicanos, esta nueva generación de músicos debe buscarse la vida tocando donde se puede, por pequeños clubs de toda Europa. Gruta 77 ofreció ayer un espectáculo lleno de sabor auténtico y el escenario de la legendaria cueva se quedó pequeño para tanto músico y talento juntos. De hecho, ocurrió lo inevitable y acabaron bajando y tocando entre la gente, como debe ser. Da igual, en ocasiones el arte no necesita demasiado espacio para manifestarse y pocos sitios más apropiados para ello que ese pequeño oasis de cultura urbana escondido en mitad de Carabanchel.

Uno puede imaginar la magia de un concierto de esta big band norteamericana en un escenario más generoso y luminoso, pero estoy seguro de que no sería algo más verdadero. Los músicos grandes son grandes, con independencia del traje que lleven, el suelo que pisen o el día de la semana en que se levanten.

Western Standard Time actuaron ayer junto a The Uppertones en Gruta 77 (Madrid)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *