Esta tarde ví llover

David Hillyard & The Rocksteady Seven ayer en G77 – Foto: elinquilinodigital

En estos tiempos en los que el flequillo de Donald Trump se pasea groseramente por Bruselas abroncando a los líderes europeos como si fuesen adolescentes que se escaquean de pagar una fiesta, aún queda espacio para fenómenos más amables y estacionales. Es el caso de la habitual gira de David Hillyard & The Rocksteady Seven, esta vez presentando su nuevo álbum The Giver.

Esta banda internacional (USA, Italia, Bélgica) con la que el saxofonista de origen californiano (San Diego, 1969) viaja por todas partes cuando no lo hace con The Slackers, trae bajo el brazo un trabajo llamativo con una producción sensiblemente más cuidada que la de discos anteriores. Tanto es así que -en mi humilde opinión- la calidad de su sonido en formato digital no envidia nada al vinilo, un formato que ahora parecemos condenados a adquirir a toda costa (restos de una burbuja de postureo millenial que se ha disparado en los últimos años y no siempre por razones objetivas).

Pero más allá del formato y del tempo personal que Hillyard aporta en sus temas, lo que de verdad sorprende en The Giver es la voz desértica, fronteriza y rota de Sean Wheeler. El cantante invitado por Hillyard en este album (y en la gira) aporta matices inéditos en la trayectoria de esta banda, que muda su piel temporada a temporada como una serpiente que se renueva para crecer y curar sus heridas. Wheeler es un cantante procedente del ambiente punk de Palm Springs de los 90 con su banda los Throw Rag, al que algunos pudieron ver el pasado octubre en algunas fechas españolas (Bilbao, Madrid, Barcelona) acompañando a Brant Bjork, hombre clave de lo que se ha llamado escena stoner del desierto californiano. Un showman muy solvente que combina perfectamente entre los 7 de Hillyard y que a más de uno le recordó atinadamente al legendario Tom Waits durante sus fugaces apariciones en el show.   

Anoche hicieron su parada de costumbre en Madrid, en un concierto que arrancó en frío por la inexplicable falta de público –todo Madrid hacía cola para tratar de acceder al festival MadCool a esa hora y todo influye- pero que pese a todo, logró alcanzar la temperatura adecuada cuando un eterno Larry McDonald soltó sus congas y se arrancó a cantar Esta tarde ví llover (el bolero de Armando Manzanero) con un público escaso, pero muy entregado y divertido. Una tradición más en Carabanchel, como el turrón y el gazpacho, que ayer degustamos en intimidad un puñado de gente que nos llamamos por nuestro nombre. Bravo por las tradiciones.

David Hillyard & The Rocksteady Seven – The Giver, 2018

David Hillyard & The Rocksteady Seven actuaron ayer en Madrid (Gruta 77)